«The wire», David Mamet, Óscar Gual: nuevas estructuras narrativas

29-abril-2010
Sin categoría- VI Edición

Compartir

La primera mesa de comunicaciones del miércoles giró en torno al audiovisual contemporáneo, con las estimulantes ponencias de tres investigadores de las nuevas formas de narrar. Ya es un lugar común hablar de la era dorada de la televisión americana, una época que quizá ya había pasado cuando se habló de ella en los grandes medios. Entre los hitos de esa corriente que ha convertido a la pequeña pantalla en el reducto para contar historias con calado -ahora que Hollywood parece que deriva con gafas hacia su última pirueta espectacular en busca del público perdido- se encuentra una serie totalmente negra, por su tema y por su tono. Las cinco temporadas de «The wire» dejarán una produnda huella en mucho de lo que se filme y se escriba en el género durante un tiempo duradero.  Alberto N. García, de la Universidad de Navarra, detalló ese paso del cine negro a la televisión con los ejemplos de «The Wire» y «The Shield», series emparentadas por su ambigüedad moral, intriga criminal, denuncia social, el paisaje urbano o el destino elegíaco de su personajes. Alberto define a «The Wire» como «el relevo audiovisual de los literatos del siglo XIX, un Balzac en versión catódica» y ejemplifica en «The Shield» la corrupción policial protagonizada por Vic Mackey, «un Al Capone con placa».

Vinculado a la televisión, al teatro y, por supuesto, al cine, David Mamet es uno de esos clásicos semiocultos que nunca reventarán taquillas pero cuya filmografía posee películas inolvidables, muy negras por su tono y por sus temas. Pablo Echart, también llegado desde la Universidad de Navarra -donde prepara un master en guión cinematográfico- habló de cómo Mamet se utiliza el género negro para sus intereses: «Crimen y manipulación bien podrían ser las dos primeras palabras para contextualizar su obra. Avaricia, dinero, tensión entre la integridad y la corrupción, paisajes oscuros y claustrofóbicos en los que se mueven personajes que se ganan la vida en ocupaciones aledañas al crimen», son frencuentes en las películas negras de Mamet. Echart señaló las estructuras dramáticas, basadas en el engaño como en una suerte de muñecas rusas en las que tanto los protagonistas como el espectador juegan a no fiarse de nada de lo que ven, como en la escena que proyectó de la inolvidable «Casa de juegos». Una atmósfera oscura, la demitificación sin cumplidos del sueño americano y el tono moral acorde a lo que se quiere contar y a cómo se cuenta, son rasgos que hacen de Mamet un maestro del negro.

Jara Calles, investigadora en la Universidad de Salamanca, se centró en las estructuras narrativas contemporáneas y cómo existen flujos que nos llevan del cine a la literatura, en un momento en el que los medios y sus formas características de expresión de fusionan y mimetizan. Tomando como modelo la disolución como operación creativa y medio de representación de la representación fílmica, Calles propone un juego de espejos entre la primera escena de «Reservoir Dogs», de Quentin Tarantino, aquella en la que los protagonistas hablaban de Madonna mientras planificaban un atraco, y la novela «Cut&Roll», de Óscar Gual, uno de los escritores que Calles estudia a fondo en su tesis doctoral. Subyace una necesidad de poner en primer plano las estrategias narrativas, olvidando la tradicional narración lineal con insertos de flashback. «Es una narrativa que se nutre tanto de la tradición como de otras fuentes. Ya no basta con saber escribir bien para escribir una buena novela».

Universidad de Salamanca
Salamanca, Ciudad de Cultura
Letras Corsarias
Facultad de derecho
Renfe
Avanza
Asociación de Novela y Cine Negro
Facultad de Filología de la USAL
Plaza de Anaya, s/n
37008 Salamanca
prensacongreso@gmail.com
Diseño de logotipo, carteles e imagen corporativa del Congreso:
Christian Martino Bennasar
Diseño de web:
David Boyero