Sanz y Zayas, rompiendo los tópicos del género

17-abril-2013
IX Edición- Sin categoría

Compartir

La escritora Marta Sanz, autora de una extensa obra narrativa que incluye dos acercamientos al género -«Black, black, black» y «Un buen detective no se casa jamás»- ha impartido la conferencia plenaria de la sesión de tarde al congreso. Sanz, doctora en Filología Hispánica, ha hablado sobre un personaje misterioso y desconocido como María de Zayas. Escritora del Barroco, amiga de Lope de Vega, autora de los «Desengaños amorosos», Zayas ha sido definida por Sanz como una «escritora muy marrana para el siglo XVII» que puede vincularse con una tradición de crónica negra, truculenta, tremedista y tenebrosa, que tiene otros eslabones en Pedro Antonio de Alarcón, Emilia Pardo Bazán, Felipe Trigo o el Miguel Delibes de «Las ratas», que, sin ser novela negra, se aproxima al género por su relación con el mundo criminal, su realismo macabro, su tratamiento de la violencia o su voluntad de denuncia social.

Protofeminista y protonegra, Zayas escribió diez «Desengaños amorosos», obra «hereje y abominante» en los que muestra diversos actos violentos en el ámbito de la intimidad -explícitamente detallada en algunos casos- protagonizados por hombres «débiles, libinidosos, falsos, hipócritas, corruptos, violentos, orgullosos, primarios y crueles» que tenían como víctimas a mujeres. Como si de se antecedentes de las mujeres fatales del género negro se tratara, los protagonistas masculinos de las obras de Zayas representan a esos «hombres que no amaban a las mujeres» de los que hablaba la novela de Larsson. Y es que, de hecho, uno de las aportaciones de la charla de Sanz ha sido vincular la obra de Zayas con autores de la actual narrativa criminal como Larsson, Mankell o Vázquez Montalbán que también han hecho de la actitud crítica o el tratamiento de la violencia algunas de sus señas de identidad. Además de con esos referentes, Sanz, desde una visión feminista de la literatura que reivindica un espacio para mujeres olvidadas por los cánones, ha vinculado a Zayas con una de las escritoras del momento: Cristina Fallarás, autora de una obra literaria sobre aspectos que estereotípicamente parecen asociados a lo masculino. A pesar de que Zayas destaca por su detallismo escatológico y por la brutalidad con la que muestra la muerte -Sanz ha leído párrafos en la conferencia que han puesto los pelos de punta al público asistente,su obra no es novela negra -de hecho, en su época no hay novela como la que conocemos hoy día, ni tampoco hay conciencia de género-, pero se aproxima a lo que algunos siglos después se iría configurando a partir de la obra de Poe.

Por último, en el coloquio con el público, Sanz ha hablado de su propia obra literaria y de su detective culto, homosexual e iconoclasta Arturo Zarco. La escritora ha explicado las razones por las que ha llegado al género y se ha convertido en una de las más reconocidas «damas del crimen» de la actual literatura negra española. Su padre, en una conversación y después de ver como su obra literaria tenía el reconocimiento de la crítica pero no de las masas, le animó a escribir una novela negra titulada «Black, black, black». O, como ha dicho ella, «Bla, bla, bla». Y es que el título le gustó, en primer lugar, por la contundencia -suena, de hechos, como si de tres disparos se tratase-, y, en segundo, porque, en su opinión, hay mucha palabrería en la actual novela negra. Sanz coincide con Reig en que el género está desactivado. Quizá hagan falta más novelas como las suyas para activar al género: novelas políticas, conscientes de su compromiso con la sociedad, que visibilizan lo oscuro y activan al público lector. Porque, al fin y al cabo, no nos engañemos, un buen detective es aquel que no se casa jamás.

Universidad de Salamanca
Salamanca, Ciudad de Cultura
Letras Corsarias
Facultad de derecho
Renfe
Avanza
Asociación de Novela y Cine Negro
Facultad de Filología de la USAL
Plaza de Anaya, s/n
37008 Salamanca
prensacongreso@gmail.com
Diseño de logotipo, carteles e imagen corporativa del Congreso:
Christian Martino Bennasar
Diseño de web:
David Boyero