La densidad de los silencios de Montxo Armendáriz

3-mayo-2017
Noticias- XIII Edición

Compartir

Una mirada hecha de sutilezas, de silencios que se repiten, un director al que se le nota el oficio. Montxo Armendáriz (Olleta, 1949) ha visitado esta tarde el XIII Congreso de Novela y Cine Negro para compartir con nosotros algunas de sus ideas sobre el cine y realizar un detallado repaso por su filmografía. El director ha confesado que si bien nunca ha rodado una película específicamente de género negro, siempre ha sentido una irresistible atracción por el mismo. Entre otras aspectos ha señalado que, aunque «la mirada resulta fundamental a la hora de contar cualquier relato», en el cine negro esto se convierte en una característica determinante que revela el posicionamiento y la marca del autor.

En el recorrido por su filmografía, el cineasta navarro ha comenzado por su última película, No tengas miedo (2011), en la que aborda el tema de los abusos a menores. El director ha confesado que pasó más de año y medio investigando «un mundo terrorífico y atroz, con secuelas tremendas». Fruto de conversaciones tanto con psiquiatras como con víctimas nació esta «historia de terror» en la que se plasma la crudeza de «mirar hacia otro lado» frente a situaciones en extremo dolorosas, reflejando en cierta medida un arquetipo en el que puede reconocerse toda la sociedad.

En cuanto a otras películas, Montxo Armendáriz ha recordado dos de sus adaptaciones literarias. Sobre Obaba (2005), basada en el libro de Bernardo Atxaga, el director destacó que en ella se plasman tres elementos repetidos como «la soledad, la violencia y la falta de identidad». Por lo que se refiere a Historias del Kronen (1994), sobre la novela de José Ángel Mañas, dijo que su intención fue plantear la «amoralidad» de una juventud de descerebrados que en los noventa aspiraba a vivir sin cortapisas de ningún tipo. Al hilo de ello recordó el film 27 horas (1986), una película que también trató de reflejar a una generación perdida, aquella que en los ochenta se entregó a la heroína debido a su falta de futuro.

Director de otras obras reconocidas y premiadas como Secretos del corazón (1997) o Silencio roto (2001), Montxo Armendáriz ha confesado que una de sus «frustraciones es no haber dirigido una película de cine negro». Aunque algunos de sus films incorporan elementos propios del género, en ellos no encontramos rasgos imprescindibles del mismo como «los crímenes o la violencia explícita». El director navarro ha reivindicado en todo momento la necesidad de trabajar a fondo el punto de vista como forma de expresar las ambigüedades y ambivalencias que, además de identificar al género negro, también resultan fundamentales en la mayoría de sus películas. En definitiva, esta tarde Montxo Armendáriz ha ofrecido un auténtico elogio de la mirada, de la memoria, del punto de vista propio de un director que ha poblado su obra de silencios cargados de significado.

Universidad de Salamanca
Salamanca, Ciudad de Cultura
Letras Corsarias
Facultad de derecho
Renfe
Avanza
Asociación de Novela y Cine Negro
Facultad de Filología de la USAL
Plaza de Anaya, s/n
37008 Salamanca
prensacongreso@gmail.com
Diseño de logotipo, carteles e imagen corporativa del Congreso:
Christian Martino Bennasar
Diseño de web:
David Boyero