Neopoliciales: fronteras y caníbales

Compartir

Jesús Cano, Paula Martín y Marcin Sarna

Nos desplazamos a Latinoamérica en busca de las últimas tendencias del neopolicial iberoamericano de la mano de Rafael Pontes Velasco, de la Universidad de Salamanca, que analizó la influencia del género negro en la narrativa breve del escritor mexicano Guillermo Samperio; Paula Martínez, de la Universidad François Rabelais de Tours se adentra en la obra del escritor cubano Leonardo Padura y sus novelas policiacas de Mario Conde; Marcín Serra, de la Universidad pedagógica de Cracovia examina el panorama del género policiaco en la narrativa mexicana contemporánea; y Jesús Cano Reyes, de la Universidad Complutense de Madrid, da algunas pistas clave para comprender el neopolicial cubano de Ronaldo Menéndez a través de sus dos últimas novelas.

La mayoría de los estudiosos del escritor mexicano Guillermo Samperio han señalado su versatilidad a la hora de incursionar en diversos géneros literarios, sin embargo, aún no se ha advertido la conexión existente entre sus microficciones y el género negro, conexión precisamente propiciada por el interés del autor por narrar situaciones fronterizas entre la realidad y la ficción. Rafael Pontes Velasco ha pretendido con su artículo poner de relieve el pacto ambiguo que Samperio realiza con el lector, recalcando cómo en varios de sus textos breves, como La mujer de la gabardina roja o La despadrada –“cuento erótico de alto voltaje”–, la búsqueda de verosimilitud se alía con lo fantástico y cómo logra así dar una nueva vuelta de tuerca a las convenciones del género negro. Pero, aún así, “habrá que esperar la influencia de los textos de Samperio en el neopolicial iberoamericano».

Paula Martínez se ha adentrado en el universo de Leonardo Padura, escritor cubano que describe como pocos la sociedad cubana actual. Padura desarrolla la crítica social y de las autoridades sobre todo en las novelas policíacas de Mario Conde, que “son todo lo contrario a la novela policiaca anterior”. En estas novelas Mario Conde “es un antihéroe que no duda en transgredir la ley para ayudar a sus amigos, pero al mismo tiempo es un hombre de principios” y los delincuentes son “personas que parecen tener un comportamiento intachable y luego resultan ser unos corruptos”. Padura utiliza de forma deliberada el esqueleto de la novela policiaca con una prosa explícita que le sirve para realizar una crítica social sin llegar a la novela política.

Marcín Sarna ha analizado el fenómeno del género policiaco en la narrativa mexicana contemporánea teniendo en cuenta la división genérica interna entras entre las obras producidas en D.F. y en el norte del país. Desde los años 80 existe en México una tendencia a ambientar las novelas en la frontera con Estados Unidos, historias, que en la mayoría de los casos, “están basadas en hechos reales manipulados”. A lo largo de su charla, Marcín Sarna, analizó también, algunas de las características del escritor Paco Ignacio Taibo II, del que dijo es “referencia del neopolicial mexicano”.

El escritor cubano Ronaldo Menéndez ha adentrado con sus dos últimas novelas, Las bestias y Río Quibú, en el género neopolicial. Jesús Cano ha analizado esta incursión, situada siempre en un espacio fronterizo con otros géneros, donde el hambre desaforada, el canibalismo o la desconfianza de las instituciones revelan una crítica a la realidad cubana. Para Cano, “si hubiera que poner un subtítulo al neopolicial que practica Ronaldo Menéndez, sería el de neopolicial caníbal”, pero “ya había referencias a la antropofagia en relatos breves anteriores a sus novelas”.

Universidad de Salamanca
Salamanca, Ciudad de Cultura
Letras Corsarias
Facultad de derecho
Renfe
Avanza
Asociación de Novela y Cine Negro
Facultad de Filología de la USAL
Plaza de Anaya, s/n
37008 Salamanca
prensacongreso@gmail.com
Diseño de logotipo, carteles e imagen corporativa del Congreso:
Christian Martino Bennasar
Diseño de web:
David Boyero