Crónicas de un país sin verdad

3-mayo-2017
Noticias- XIII Edición

Compartir

La cosa nostra, this thing of ours, un poco de mala suerte al escoger los amigos, como acostumbra a decir Berlusconi. La mafia no necesita nombrarse para extender sus tentáculos por doquier como una medusa inabarcable, misteriosa, rancia. Ya sea en la sombra o a plena luz del poder político, la organización criminal más cinematográfica sigue ejerciendo una irresitible fascinación en todos nosotros. El periodista Iñigo Domínguez (Avilés, 1973) ha ofrecido esta tarde en el XIII Congreso de Novela y Cine Negro una magnífica charla sobre los infinitos rostros de aquellos que dicen ofrecer protección. Autor de los libros Crónicas de la mafia (2014) y Mediterráneo descapotable (2015), corresponsal en Italia durante más de diez años y periodista en El País, Domínguez ha demostrado su abrumador conocimiento sobre la materia y lo ha compartido con los participantes en el congreso.

El periodista se ha valido de su condición de cinéfilo empedernido para recordar la importancia del cine en la configuración del imaginario de la mafia. Ha recordado al respecto cómo el rodaje de El Padrino (1972) supuso un cambio radical en la consideración de la mafia como algo oscuro y desconocido, para pasar a reflejarse en la ficción como una «ópera y drama hollywoodiano». A partir de entonces, el cine alimentará a la mafia y viceversa, propagando hasta cierto punto una imagen épica de la organización criminal. Esto cambiará con Uno de los nuestros (1990), donde el mafioso abandona su estilización en beneficio de una imagen mucho más real y cutre. De este cambio beberán tanto Los Soprano como la italiana Gomorra, series que reflejan «la fealdad de la vida real de la mafia».

A continuación, Iñigo Domínguez se ha remontado a los orígenes de la mafia, en la Italia del siglo XIX, para señalar algunos de sus principales rasgos. Entre los elementos que le han permitido existir y multiplicarse a lo largo de estos años se encuentra el hecho de «negar su existencia», algo que le ha posibilitado mantener siempre su halo de prestigio y misterio. Como ha manifestado el periodista, «el miedo es el gran combustible de la mafia, aquello que convierte esta organización en una marca muy poderosa». Al respecto ha indicado que en la sociedad italiana resulta innegable afirmar que tanto la vida cotidiana como la administración está «vampirizada por la mafia», dejando a muchas zonas en un atraso del que parece imposible salir.

Iñigo Domínguez ha definido también las características de las cuatro grandes organizaciones criminales italianas: Mafia (Sicilia), Camorra (Nápoles), ‘Ndrangueta (Calabria) y Sacra Corona Unita (Puglia), a las que en los últimos años habría que sumar la mafia de la ciudad de Roma. De todas ellas, ha dejado claro que la ‘Ndrangueta es «la más peligrosa en la actualidad», dominando gran parte del narcotráfico mundial. Preguntado acerca del pasado difuso de Silvio Berlusconi, el periodista ha ofrecido algunos datos como recordar que el padre de Il Cavaliere trabajaba en un banco de Milán donde la mafia limpiaba su dinero o el hecho de que un mafioso estuviera sirviendo en su propio hogar durante largo tiempo.      

En una charla donde no han faltado ni las referencias al cine clásico ni la evocación de historias como la ayuda que la mafia prestó al desembarco aliado en Sicilia durante la Segunda Guerra Mundial, Domínguez ha pasado de Joe Colombo a Tony Soprano con toda naturalidad, ha transitado de Lucky Luciano a Michael Corleone. La ficción y la realidad de la mafia se han reunido en sus palabras. Hemos escuchado hablar de la fatalidad de las familias mafiosas, de su profunda religiosidad, además de detenernos en esa terrible ambigüedad de donde brota el miedo. Citando a Leonardo Sciascia, Domínguez ha manifestado que «Italia es un país sin verdad» en el que los crímenes pueden tardar décadas en resolverse. La mafia es asesinato y caspa, terror y símbolo, organización que precisa de la sombra para propagarse como una metástasis silenciosa.

Universidad de Salamanca
Salamanca, Ciudad de Cultura
Letras Corsarias
Facultad de derecho
Renfe
Avanza
Asociación de Novela y Cine Negro
Facultad de Filología de la USAL
Plaza de Anaya, s/n
37008 Salamanca
prensacongreso@gmail.com
Diseño de logotipo, carteles e imagen corporativa del Congreso:
Christian Martino Bennasar
Diseño de web:
David Boyero