Agustín Reyes Torres y Walter Mosley: novela negra al cuadrado

10-Mayo-2009
Sin categoría- V Edición

Profesor en las universidades de Virginia y Valencia, Agustín Reyes Torres es uno de los mayores especialistas en la obra del escritor estadounidense Walter Mosley, tema de su tesis doctoral y de su recientemente publicado ensayo “Walter Molsey’s detective novels:  the creation of a black subjectivity” (Servicio de Publicaciones de la Universidad de Valencia, 2009). En su intervención en el congreso, Reyes Torres se ha interesado por la serie de novelas protagonizadas por el detective Easy Rawlings, que Mosley ha decidido dar por concluida tras diez entregas.

Resulta imposible leer las historias protagonizadas por Rawlings sin tener en cuenta su origen afroamericano. Ambientadas en la ciudad de Los Ángeles en la década de 1950, las novelas de Walter Mosley adoptan formalmente los cánones clásicos del género negro institucionalizados por autores como Raymond Chandler. Sin embargo, la visión que en ellas se da de la sociedad norteamericana de mediados de siglo tiene poco que ver con la que ofrecían los autores que escribían desde convenciones tradicionales. Así, Mosley se apropia del género para presentar una realidad social en la que su detective -negro- mantiene los rasgos del detective habitual -blanco-, reflejando además temas de racismo, discriminación y marginación social. Escéptico, solitario y seductor, Easy Rawlings encaja sin problemas en el estereotipo de investigador privado, pero, al mismo tiempo, es capaz de trascenderlo por la subjetividad de la perspectiva a través de la que analiza la realidad. Como miembro de una comunidad marginada, el ojo crítico que proyecta sobre el contexto de la coste Oeste norteamericana de 1950 y 1960 muestra su rechazo y subversividad ante la autoridad y el poder opresivo de los blancos.  No parece casual que los años en los que transcurren las andanzas del personajes de Mosley coincidan con la presencia pública de Martin Luther King, Malcom X, Rosa Park o Muhammad Ali y con las más importantes acciones de los movimientos a favor los derechos civiles de la población afroamericana en Estados Unidos.

Es continua durante todas las novelas de Easy Rawlings su obsesión por ser tratado con respeto por los blancos que le rodean. La proyección de algunas secuencias de la adaptación cinematográfica de la primera entrega de la serie -“El demonio vestido de azul”, con Denzel Washington en el papel del detective- durante la charla de Reyes Torres ha ayudado a exponer el orgullo racial de Rawlings ante las continuas humillaciones. Resulta paradimático comprobar cómo su entrada en el mundo de la investigación privada a través de pequeños encargos, éticamente reprobables en ocasiones, se produce por pura necesidad: pierde su empleo por no disculparse ante un superior -blanco- que le obligaba a trabajar el doble de horas que sus compañeros y que se refería a él con desprecio como “boy” y no como “Mr. Rawlings”. Del mismo modo, en la película se observa la falta violencia con la que las autoridades policiales trataban a la población afroamericana, para la que conceptos como “justicia” o “igualdad” no eran más que quimeras.

Las novelas de Mosley muestran las dificultades que los negros tenían para sobrevivir en una sociedad blanca. En una entrevista, aseguraba el autor que “Easy Rawlings es un hombre negro y ve el mundo desde el punto de vista de un hombre negro. El mundo lo ve como un hombre negro. Por eso muchas personas verán en los libros un mundo negro que o bien no sabían ni que existía o bien han experimentado toda su vida pero nunca lo habían visto reflejado en la literatura”. Por eso su narrativa entronca con la teoría de los Estudios Culturales y su intento de analizar de qué forma las fuentes de poder influyen en la creación de significados culturales. La historia de la humanidad es en buena medida la historia del hombre blanco occidental, por lo que las novelas de Mosley intentan, como hacen quienes escriben desde el feniminsmo o el poscolonialiso, exponer una manera diferente de ver el mundo. Rawlings representa a los que nunca han tenido voz, a los parias de la historia que siempre han quedado al margen, a quienes siempre están a un paso de una muerte anónima.

Universidad de Salamanca
Salamanca, Ciudad de Cultura
Letras Corsarias
Julian Martin
Facultad de derecho
Renfe
Avanza
Asociación de Novela y Cine Negro
Facultad de Filología de la USAL
Plaza de Anaya, s/n
37008 Salamanca
prensacongreso@gmail.com
Diseño de logotipo, carteles e imagen corporativa del Congreso:
Christian Martino Bennasar
Diseño de web:
David Boyero